Uno de los avances más destacados en los últimos años en lo que se refiere al bienestar de las personas en el hogar es la aparición del robot de limpieza. Gracias al trabajo de innumerables ingenieros, se ha conseguido eliminar la necesidad de barrer y aspirar manualmente.

Si analizamos un poco la arquitectura de un robot de limpieza, podemos diferenciar diversas partes que suelen ser comunes en todos ellos:

  • El depósito que es el recipiente donde es almacenada todo la suciedad que ha recogido el robot durante el tiempo que ha estado funcionando. En este caso, no suele tratarse de una bolsa como los aspiradores de toda la vida, sino un cajón que se debe de retirar y limpiar cada cierto tiempo.
  • La aspiradora cuya función no es otra que la de atrapar el polvo y la suciedad mediante succión al mismo tiempo que el robot se mueve por el suelo.
  • El cepillo lateral rotatorio que se encarga de recoger la suciedad que la aspiradora no puede llegar.
  • El agitador que se trata de un cepillo situado en la parte baja del dispositivo y que elimina la suciedad más difícil de extraer.

Estos robots pequeños e inteligentes que pueden costar desde 40€ hasta más de 1000€, son capaces de moverse por las diferentes partes de la casa evitando chocar contra muebles o paredes, pero ¿cómo funcionan?

Robot de limpieza

Aunque el comportamiento exacto de dichos aparatos depende del fabricante, lo que hacen, generalmente, es limpiar hasta donde pueden en una dirección hasta que chocan contra un objeto, luego giran y continúan limpiando aleatoriamente por otras partes de la habitación.

Los robots de limpieza utilizan sensores para ayudarles a determinar dónde limpiar, así como qué zonas evitar (una escalera, por ejemplo).

Los robots más inteligentes pueden incluso trazar un mapa virtual y planear una trayectoria óptima de limpieza para así evitar obstáculos.

Algunos lo hacen utilizando cámaras, mientras que otros utilizan láseres. Estos robots detectan reflexiones en el láser para determinar dónde se encuentran los obstáculos en entornos de 360 grados, lo que permite al robot crear un mapa y saber dónde se encuentra dentro de él.

Por otro lado, rastrean lo que han limpiado y lo que les queda por limpiar en cada una de las diferentes partes de la casa.

También algunos cuentan con funciones de detección de suciedad que les permite tomar nota de cuanta suciedad está siendo arrastrada por sus cepillos y así prestar más atención a la limpieza de esas áreas.

Muchos robots también tienen la capacidad de seguir una ruta lógica tomando como referencia una pared. Utilizando este método, el robot continúa limpiando junto a un obstáculo gracias a un sensor infrarrojo para detectar qué tan cerca del obstáculo puede llegar a estar el robot sin chocar contra él.

Sin duda alguna nos encontramos ante uno de los aparatos que más ha revolucionado la limpieza del hogar, principalmente. Quizá nos encontremos ante un elemento imprescindible para aquellos que son demasiado vagos o simplemente para los que no tienen suficiente tiempo para estar limpiando.

Avance tecnológico: Los robots de limpieza
5 (100%) 1 voto